×

EL PASO DE LOS AÑOS EN EL MEDIO POLICIACO.

2021-10-12 02:01:46 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Muy viejos los tiempos en que el comandante de la policía era nombrado por ser el más entrón del barrio, el que era el mejor para los trancazos o el que tenía mejor puntería. El más pantera del puebl


    

Al llegar se rodeaba de sus compas, que respondían al mismo perfil.

 Y a darle a bordo a la Julia, antes a caballo, luego al volante de patrullas de llantas remendadas. Esposas de alambre de púas, macanazo en el lomo y en las corvas, el infalible método investigativo del chorro de agua  con chile piquín en la nariz, la sumersión de la cabeza en la taza del baño, las noches de frío en la gloria, celda que en su nombre llevaba la fama. 

Desde luego, los chivos expiatorios ni un reparo pegaban. Las sentencias injustas menudeaban, las garantías individuales, hoy conocidas como   derechos humanos, era alegremente violadas.

 En ese ambiente de terror se  impartía la ley en el país, Delicias incluido.

En los tiempos de hoy, al menos referente a Delicias, aquello ha quedado olvidado en los polvos de los años.

Parte sustancial del cambio se originó cuando se tuvo la feliz idea de instalar una academia para que de ahí egresaran policías con otra mentalidad, con costumbres menos agrestes, de figura ajena a los agentes de antes, que por lo regular eran gordos tirando a la obesidad.

Otro giro consistió en la preparación académica, pues no todos los de antes tenían que pasar por el rigor del alfabeto para ingresar al cuerpo. Incluso hubo un jefe iletrado, que Dios sabrá cómo le hacía para leer las partes del día. Ya no se diga para contestarlas.

No es una descalificación rasa, ya que también hubo elementos que en sus limitaciones respondían a sus responsabilidades. 

Y así llegamos hasta ayer, cuando fue nombrado Director un elemento de carrera, provisto de un currículum que avala su trayectoria, con un programa de trabajo estudiado y estructurado, una marcianada comparado con los planes de aquellos años, cuando en un pedazo de papel estraza se escribía lo que a juicio del jefazo debía de hacerse. 

Bien por Jorge Luis Bustamante Soto, 

estafeta de los agentes arcaicos de cuando Delicias era otro Delicias y la policía otra policía. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn