×

Las viejas, nuevas, tangibles e intangibles izquierdas...

2021-12-21 08:50:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

“Me metí en política por la misma razón por la que en este momento estamos saliendo de la oficina y rompiendo toda la agenda de trabajo: por mis niños (...) Si algo le ha hecho falta a la oposición es darse cuenta de que pegarle a López Obrador nunca va a ser una estrategia suficientemente buena para posicionarse como alternativa (...) La oposición debe de preocuparse en presentar una alternativa mejor, en congruencia con lo que el país es y necesita…”, palabras que Luis Donaldo Colosio Riojas le dio a Almudena Barragán, del diario El País.


    

Hace unas semanas, el periódico Reforma sorprendió a más de uno con la publicación de una encuesta rumbo a 2024 en la que el hoy alcalde de Monterrey aparecía como uno de los mejor posicionados fuera del espectro político morenista para la sucesión presidencial. Y coinciden estas declaraciones suyas con lo sucedido el fin de semana en el sur del continente, retomo un tuit de mi querido Pascal Beltrán del Río: “Todas las ventajas que están encontrando en la juventud de Gabriel Boric se las van a querer negar a Luis Donaldo Colosio Riojas. Al tiempo…”.

Chile votó a la izquierda en la segunda vuelta de la elección presidencial y las calles se llenaron de festejos. Hacía apenas tres días que el país había cerrado uno de sus episodios más oscuros con la muerte de Lucía Hiriart, viuda de Augusto Pinochet, fue el prefacio para esta transición, que llega tras unos comicios en los que se jugó el regreso de la ultraderecha, con José Antonio Kast, y la llegada de una política que se apuntala con todo por el relevo generacional. Boric tendrá 36 años cuando el próximo 11 de marzo tome el mando chileno. Será el presidente más joven, no sólo de ese país, sino en toda América Latina. Su perfil fue el favorito entre los votantes jóvenes tras los varios meses de movilizaciones sociales, las que buscaban derecho a una educación pública gratuita, las que pelearon el incremento al precio del transporte, las que señalaron y acusaron a las autoridades ante la represión en las protestas. Chile, en los últimos años, se ha colocado como el centro de varios debates que buscan alimentar los discursos que protegen las libertades. De este país salió un canto que se hizo eco en el mundo para visibilizar el impacto del pacto patriarcal, por decir algo.

Boric es el resultado de estas movilizaciones que apuestan por una narrativa de libertades como uno de los puntos centrales para trazar la ruta del progreso. No representa una falsa izquierda en la que se acusa al pasado y que toma decisiones basadas en políticas reduccionistas que sólo se entienden a través del asistencialismo. Lo dijo Boric así en su primer discurso tras conocer su victoria: “Que el respeto a los derechos humanos es siempre, y en todo lugar, un compromiso inclaudicable, y que nunca, por ningún motivo, podemos volver a tener un presidente que le declare la guerra a su propio pueblo (...) Crear también un sistema nacional de cuidado, que reconozca y valore a las mujeres (...) Dejando atrás de una vez por todas la herencia patriarcal de nuestra sociedad…”.

El más reciente libro de Byung-Chul Han, No-cosas, es una reflexión sobre la transformación del mundo y la manera en que la información (y todo lo no tangible) comienza a ocupar un lugar preponderante. Ya no al atesoramiento, ya no lo corpóreo o material (principal cualidad del asistencialismo), sino la valoración de todo aquello que nos provee derechos o accesos, que alimenta nuestra libertad. Señala Colosio Riojas que la oposición se equivoca al sólo responder a lo que López Obrador pone en agenda; se han olvidado de que la diferencia se evidenciará cuando entiendan —también ellos están perdidos— hacia dónde camina el mundo.

Por Yuriria Sierra/Nudo gordiano

 

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn