×


Ampáranos, señor

El amparo es el instrumento que tiene una persona para defenderse de la autoridad cuando considera que están violando sus derechos contemplados en la Constitución. Hoy, en tiempos de la 4T, esta figura jurídica se ha convertido en casi un escudo protector, es el verdadero: “detente enemigo, el amparo del señor juez está conmigo” al que padres y madres de familia, empresarios, enfermos, médicos, particulares, universidades, organismos autónomos entre otros, han tenido que recurrir para protegerse de las arbitrariedades y ocurrencias del gobierno federal y el Congreso con mayoría morenista.

¿Qué estamos dispuestos a sacrificar por la verdad?

Quienes están en el poder se han aprovechado de la desconfianza en los medios para socavar activamente la importancia del periodismo en una democracia.


Malos presagios

La desmesura no es accidente, es estilo personal de gobernar. Por lo mismo se ha normalizado, permeando el debate público, de tal suerte que desplantes, amagos e hipérboles no se toman en serio por considerarlos recursos retóricos a tono con la propaganda gubernamental que sostiene, al margen de resultados, que estamos pasando por una transformación épica que representa el cambio de era en la historia nacional. Pero hay excesos que no se quedan en saliva y cuyas consecuencias podrían ser funestas, como la persecución de los consejeros del INE que disgustaron al Presidente por tener y sostener criterios distintos al suyo.

Las viejas, nuevas, tangibles e intangibles izquierdas...

“Me metí en política por la misma razón por la que en este momento estamos saliendo de la oficina y rompiendo toda la agenda de trabajo: por mis niños (...) Si algo le ha hecho falta a la oposición es darse cuenta de que pegarle a López Obrador nunca va a ser una estrategia suficientemente buena para posicionarse como alternativa (...) La oposición debe de preocuparse en presentar una alternativa mejor, en congruencia con lo que el país es y necesita…”, palabras que Luis Donaldo Colosio Riojas le dio a Almudena Barragán, del diario El País.